Bacon, Francis

Nacido irlandés en 1909 de ascendencia inglesa, su infancia estará marcada por los continuos viajes familiares y por un asma congénita que le impedirán una escolarización normal y su orientación tensará hasta la ruptura sus relaciones familiares. Se instala en Londres definitivamente en 1928 tras haber viajado por el continente (Alemania y Francia) y traer en la retina imágenes que le marcarán: abrazos de dolor, quevedos rotos y la obra de Picasso. Explora otras vías de expresión como el diseño de interiores y el surrealismo, pero el propio artista destruirá sus obras anteriores a la década de 1940, lo que impide el conocimiento exaustivo de su obra. Se decantará por el arte figurativo versionando obras de clásicos (Velázquez), realizando retratos de las personas de su entorno y ejecutando trípticos de crucifixiones, pero cediendo el protagonismo al cuerpo del hombre, no a su rosto, tratando quizá de despersonalizar. El recurso de aislar la fígura bajo un cubo transparente le hará mundialmente reconocido. La muerte le sorprendió en Madrid en 1992 cuando preparaba una exposición de su obra.
Estudio_de_Inocencio_X.jpg
Autorretrato.jpg
Desnudo_en_cuclillas.jpg
De izquierda a derecha: Estudio de Inocencio X, Autorretrato y Desnudo en cuclillas

Barceló, Miquel

Este artista mallorquín (1957), desde su etapa de formación a caballo entre Palma y Barcelona, se ha visto inmerso en una constante exploración del lenguaje artístico en sus vertientes más expresivas y experimentales. Vinculado inicialmente al grupo conceptualista “Taller Lunatic”, su éxito en grandes exposiciones internacionales a inicios de los años ’80 le coronó como uno de los artistas más influyentes y polémicos de las siguientes décadas con un estilo en el que se mezclan lo matérico (con texturas pictóricas empastadas integradas en las obras), las influencias más diversas y exóticas (especialmente las procedentes del arte africano) y el permanente interés por la naturaleza en todas sus dimensiones. Su aportación a las artes plásticas le hizo acreedor del Premio Príncipe de Asturias en 2003, y su última gran obra (nuevamente sembrada de polémica) ha sido la cúpula de la Asamblea de la ONU.
Barceló_-_Lanzarote_11.jpg
Barceló_-_Mesa_en_el_mar.jpg
Barceló_-_Cúpula_ONU.jpg
De izquierda a derecha: Lanzarote 11, Mesa en el mar y Cúpula de la ONU

Braque, Georges

Pintor francés (1882-1963) que, como tantos otros en su época (el prolífico cuarto final del siglo XIX y las dos primeras décadas del XX, al menos hasta la I Guerra Mundial), se sintió pronto atraído por las corrientes más novedosas de su tiempo, como el atrevido fauvismo, cargado de colores salvajemente expresivos. Sin embargo, desde 1908 hasta 1912, y al mismo tiempo que Pablo Picasso, Braque se atrevió a dar un paso más allá y a tratar de codificar la realidad visible de otra forma, en lenguaje matemático y geométrico, desplazando el interés de las composiciones del color (para lo que se escogían colores neutros y apagados) a la propia estructura compositiva y a las nuevas perspectivas que ésta generaba (incluyendo, además, técnicas novedosas y rompedoras como el collage). Nacía así una de las vanguardias más influyentes del siglo XX, el cubismo (en su versión analítica), aunque tras la Gran Guerra la evolución de Braque le recondujera a los colores brillantes, a las texturas expresivas y, finalmente, a la plena “recuperación” de la figura humana.
Braque_-_Casas_en_L'Estaque.jpg
Braque_-_Guitarra,_fruta_y_jarro.jpg
Braque_-_Homenaje_a_J.S.Bach.jpg
De izquierda a derecha: Casas en L'Estaque, Guitarra, fruta y jarro y Homenaje a J.S.Bach

Canogar, Rafael

Nacido en Toledo (1935) pero criado en San Sebastián y formado artísticamente en Madrid, que -tras trabajar profusamente el retrato y el paisaje en su etapa inicial (en la que también se interesó por vanguardistas como Picasso, Braque o Miró)- se decantó en los ’50 por el potente expresionismo que brindaba el novedoso informalismo abstracto y colaboró en la fundación del grupo “El Paso” en 1957 (que daría el “salto” a América llegando a exponer en el MOMA). Tras una fase menos informalista en los ’60 (y más vinculada a la crítica social y política), desde 1975 recuperó su gusto por una abstracción aún fuertemente influida por la tradición cubista y marcada por la limitación de la gama cromática en líneas generales.
Canogar_-_El_caminante.jpgCanogar_-_Máscaras.jpg
Canogar_-_La_pereza.jpg

De izquierda a derecha: El caminante, Máscaras y La pereza

Caravia, Nicoletta T.

Esta creadora (1963) es una pintora española contemporánea que representa, al mismo tiempo, la creciente importancia de las nuevas tecnologías en la difusión de la creación artística (su página web es, de hecho, una verdadera galería virtual) y la creatividad de los artistas autodidactas. Sus trabajos se centran en el tema amoroso y pasional, combinando diferentes soportes y técnicas (de la acuarela al acrílico, pasando por el petróleo). En sus propias palabras: "No lo sabía antes, pero ahora sé que la pintura es para mí el mejor camino para encontrar mi esencia, quitarme piedras de la mochila, y vivir, estar viva, y ser yo, en definitiva. Es fascinante saber que no sé nada, que se aprende cada día..."
Caravia_-_Largo_viaje.jpg
Caravia_-_Amantes.jpg
Caravia_-_Lashia.jpg
De izquierda a derecha: El largo viaje, Amantes y Lashia

Chagall, Marc

Este sugerente creador (1887-1985) fue un pintor francés de origen bielorruso y raíces judías en el que confluyeron todas las grandes tendencias vanguardistas de la primera mitad del siglo XX sin caer en dogmatismos y sin temer utilizar todas las opciones expresivas de cada propuesta. Si del cubismo adoptó cierto sentido geométrico de la composición y de la perspectiva, del fauvismo tomó los colores intensos y expresivos que le permitían desplegar toda su sensibilidad sobre los lienzos. Todo ello para dar forma a un lenguaje surrealista, a una realidad pictórica paralela a la tangible y plagada de referencias autobiográficas, religiosas y a menudo casi infantiles (en la línea de cierto dadaísmo personal) nunca exentas de optimismo ni de compromiso social (como en sus denuncias de los regímenes totalitarios).

Chagall_-_El_beso_de_Amelie.jpg
Chagall_-_La_guerra.jpg
Chagall_-_La_novia.jpg
De izquierda a derecha: El beso de Amelie, La guerra y La novia

Chillida, Eduardo

Pese a iniciar su formación en el campo de la arquitectura (aunque pronto abandonó estos estudios), e incluso pese a moverse en ambientes tan ajenos al mundo del arte como el del fútbol (fue portero titular de la Real Sociedad de San Sebastián), Chillida (1924-2002) se convirtió desde los años 50 del siglo XX en uno de los principales representantes de la escultura abstracta española en hierro (junto a Oteiza, con quien las relaciones nunca fueron fluidas ni amistosas). Sin embargo, también fue destacada su aportación en el campo de la pintura, el dibujo y el grabado, donde dejó constancia de la misma visión geométrica y sintética del mundo (sobre todo en los aspectos cromáticos) que ya traslucían sus obras escultóricas y que, en parte, se basaba en la influencia constructivista. Este creador total defendía la dimensión pública del trabajo del artista, y su obra vital quedó expuesta en el entorno natural Museo Chillida-Leku de Hernani (Guipúzcoa) hasta su cierre en 2010.
Chillida_-_Gili_III.jpg
Chillida_-_Análisis_de_'El_descendimiento'.jpg
Chillida_-_Sin_título.jpg
De izquierda a derecha: Gili III, Análisis de "El descendimiento" y Sin título

Dalí, Salvador

Dalí (1904-1989) es uno de los nombres más relevantes de la pintura figurativa del siglo XX. Tras su formación inicial en Madrid (en cuya Residencia de Estudiantes contactó con Lorca, Dalí o Alberti y de cuya academicista Escuela de Bellas Artes sería expulsado en 1926), Dalí viajó a París, donde conoció a Picasso y se adhirió al movimiento surrealista con su “método paranoico-crítico” que, partiendo de un exquisito dibujo, incorporaba a la pintura la perspectiva onírica y subconsciente derivada del psicoanálisis freudiano para crear intrincados universos alógicos. Su paso por los Estados Unidos en los años 40 haría derivar su pintura hacia una línea más comercial (lo que le valdría el rechazo de Breton y otros surrealistas, que, jugando con las letras de su nombre- le llamarían “Avida Dollars”) y finalmente, clásica que luego continuaría en España hasta su muerte.

Dalí_-_La_persistencia_de_la_memoria.jpg
Dalí_-_Premoniciones_de_la_Guerra_Civil.jpg
Dalí_-_La_tentación_de_San_Antonio.jpg
De izquierda a derecha: La persistencia de la memoria, Premoniciones de la Guerra Civil y La tentación de San Antonio