Saura, Antonio

Este pintor (1930-1998) fue el máximo representante en España del expresionismo abstracto. Este artista oscense tuvo una formación autodidacta inicial y en los ‘50 -tras su paso por el surrealismo y por el inevitable París- comenzó a interesarse por un estilo más vanguardista y enérgico que pronto alumbraría el nacimiento del grupo pictórico El Paso (junto con Canogar, Millares y otros), creador del informalismo basado en el uso de un lenguaje cromático minimalista (blancos y negros). Progresivamente, Saura abrió su paleta a otras tonalidades (preferentemente al rojo), en tanto que las figuras tendían a una creciente deformación hasta hacerlas casi irreconocibles, rozando la abstracción pura como forma de expresión de los sentimientos del artista.
Saura_-_Crucifixión.jpg
Saura_-_Dama.jpg
Saura_-_Retrato_imaginario_de_Brigitte_Bardot.jpg
De izquierda a derecha: Crucifixión, Dama y Retrato imaginario de Brigitte Bardot

Sicurezza, Antonio

Pintor figurativo italiano (1905-1977) que cultivó profusamente un estilo que se vino a denominar “realismo subjetivo”, en el que el uso vitalista del color y la construcción de atmósferas muy físicas se consagraban a la elaboración de espacios bien definidos en los que siempre destacaba la dignidad del sujeto humano. Los temas de sus obras fueron muy variados: trabajó en numerosos encargos de carácter religioso (frescos, sobre todo), paisajes y naturalezas muertas, y sensuales estudios de desnudos envueltos por cálidas luces mediterráneas envolventes y seductoras.

Sicurezza_-_La_novia_de_Formia.jpg
Sicurezza_-_La_caridad_de_San_Lorenzo.jpg
Sicurezza_-_Naturaleza_muerta_con_cebollas.jpg
De izquierda a derecha: La novia de Formia, La caridad de San Lorenzo y Naturaleza muerta con cebollas

Signac, Paul

Nació y vivió (1863-1935) en el lugar (París) y en el momento (el último tercio del siglo XIX y el primero del XX) más adecuados para asistir a la gran revolución de la pintura contemporánea de la mano del impresionismo y de sus posteriores ramificaciones, que luego abrieron las puertas a las vanguardias de la nueva centuria. Como Georges Seurat, Signac se formó en los círculos impresionistas, apasionados del estudio de la luz y del color –y de sus infinitas combinaciones - en ambientes naturales, pero llevó estos principios a experiencias más radicales al reducir las formas a planos y puntos de color, dando con ello lugar a una corriente denominada puntillismo o divisionismo.
La_vela_verde.jpg
El_pino_grande.jpeg
Puerto_de_Burdeos.jpg
De izquierda a derecha: La vela verde, El pino grande y Puerto de Burdeos

Siqueiros, José David Alfaro

Este pintor mexicano (1896-1974), junto a Rivera y Orozco, completa la trilogía de grandes muralistas expresionistas de esta nación norteamericana, pertenecientes a las tenencias “neo-representativas” de la década de los ’60 que pretendían rescatar el valor de lo figurativo ante el predominio de la abstracción. Sequeiros aborda una pintura de compromiso político y social, cargada de temas revolucionarios y de denuncia del nivel de vida de las clases bajas en Latinoamérica. Su estilo es experimental (sobre todo en perspectivas y composiciones), dinámico pero esquemático (partiendo de gruesas líneas negras) y poderosamente emotivo (con intensos colores en las figuras).
Siqueiros_-_De_la_dictadura_de_Porfirio_Díaz....jpg
Siqueiros_-_Retrato_de_la_clase_media.jpg
Siqueiros_-_Autorretrato.jpg
De izquierda a derecha: De la dictadura... (Mural de Historia de México), Retrato de la clase media y Autorretrato

Turner, Joseph Mallord William

Turner (1775-1851) es “la pintura” en estado puro, desasida de la anodina realidad para lanzarse en la búsqueda de su esencia secreta y perdurable, filtrada por luces y neblinas que hacen mágicos e imperecederos sus lienzos. Precursor y cultivador del movimiento romántico (aunque de un romanticismo en el que el papel del hombre es secundario ante la todopoderosa naturaleza), Turner -que también cultivó el paisaje más convencional y la pintura mitológica- definió plenamente su estilo pictórico de ricos colores tamizados por velos de agua y niebla en los últimos quince años de su vida, en los que pintó obras maestras como Lluvia, vapor, velocidad, Tempestad en la nieve o El último viaje de El Temerario y sentó las bases de lo que década y media más tarde sería el movimiento impresionista.
Turner_-_El_último_viaje_de_El_Temerario.jpg
Turner_-_El_incendio_del_Parlamento.jpg
Turner_-_Lluvia,_vapor,_velocidad.jpg
De izquierda a derecha: El último viaje de El Temerario, El incendio del Parlamento y Lluvia, vapor, velocidad

Van Gogh, Vincent

"El loco del pelo rojo" (1853-1890) es uno de los máximos representantes de lo que se ha dado en llamar postimpresionismo de finales del siglo XIX (precedente inmediato de las vanguardias artísticas de inicios de la nueva centuria), especialmente en su vertiente más expresionista, esto es, aquella para la que la pintura -ante todo- ha de ser un vehículo que permita transmitir las turbulencias internas del artista. Esto es especialmente evidente en la obra de Van Gogh (hoy tan cotizada como despreciada en su época), fuertemente marcada por sus raíces familiares (su padre era pastor protestante y su relación con su hermano Theo siempre fue muy estrecha) y por sus vaivenes personales (del piadoso deseo de entrega a los demás a la fervorosa entrega a la pintura desde 1880) y psicológicos (que en 1888 le llevaron a arrancarse parte de la oreja izquierda antes de internarse en un psiquátrico y de dispararse un tiro en 1890).
Van_Gogh_-_Autorretrato.jpg
Van_Gogh_-_Terraza_de_café_de_noche.jpg
Van_Gogh_-_Cipreses.jpg
De izquierda a derecha: Autorretrato, Terraza de café de noche y Cipreses

Viola, Manuel

Este artista aragonés (1916-1987), cuyo nombre real era José Viola Gamón (lo modificó en plena posguerra civil) fue un pintor aragonés que cultivó la pintura expresionista abstracta en la línea del informalismo imperante en la década de los ’50, aunque teñido de un significado gusto por el fuerte colorido tras unos inicios más apegados a los juegos de blancos y negros. Viola, cuya implicación política activa durante la Guerra Civil española (como miliciano del POUM trotskista) le llevó al exilio en Francia durante casi una década, y sólo en los ’50 se asentó en España, participando en el grupo vanguardista El Paso (junto a Saura, por ejemplo) y organizando su primera gran muestra antológica en su Zaragoza natal en 1972.
Viola_-_Atardecer.jpg
Viola_-_Cáliz.jpg
Viola_-_Gallos_peleando.gif
De izquierda a derecha: Atardecer, Cáliz y Gallos peleando

Zóbel, Fernando

Pese a haber nacido en Manila (Filipinas), es uno de los autores más representativos de la pintura abstracta española de la segunda mitad de la pasada centuria (1924-1984). Influido tanto por maestros de la abstracción más radical (caso de Mark Rothko) como por elementos más exóticos (como los procedentes de la caligrafía japonesa), Zóbel quedó desde 1963 indisolublemente ligado a la ciudad de Cuenca, donde contribuyó significativamente a fundar el emblemático Museo de Arte Abstracto Español en un marco tan aparentemente contradictorio como las Casas Colgadas. Zóbel representa también esa mal entendida y aparente simplicidad del arte abstracto, fruto en realidad de detallados estudios de composición y de color que a a veces tiende a obviar el observador poco cuidadoso.
Zóbel_-_Orilla_51.jpg
Zóbel_-_Ornitóptero.jpg
Zóbel_-_Invierno_húmedo.jpg
De izquierda a derecha: Orilla 51, Ornitóptero e Invierno húmedo